. Mayo a la Virgen – Asociación cultural "El Concejo"

Mayo a la Virgen

Compartir:
Gracias os damos Señora
haber llegado a tu puerta,
a daros las buenas noches
y a pediros la licencia.Para cantar vuestro mayo
como costumbre que hay hecha,
y en el último de abril
os lo cantan en la puerta.De vuestro divino trono
Madre y celestial Princesa,
vuestra licencia esperamos
pues vemos no nos la niegas.También al señor alcalde
le hemos pedido licencia,
y también al señor cura
que entre todos nos la dieran.Licencia nos la otorgaron
advirtiéndonos no hubiera,
ocasión para que el pueblo
algún sentir se le diera.Y todos los mozos juntos
cuantos hay en ésta aldea,
cantaremos vuestro mayo
y después a las doncellas.Les cantaremos el suyo
para que queden contentas,
aunque imposible lo hallo
el que contentarlas pueda.

Pedir recurso esta noche
mañana dichosa rueda,
cuando el mes de abril remata
el mes de mayo comienza.

 

CAMBIO

Ya estamos a treinta del abril cumplido
alegraros damas que mayo ha venido.
Bienvenido mayo, bienvenido sea
regando cañadas, centenos y avenas.

Floreciendo trigos, casando doncellas,
rindiendo al imperio luceros y estrellas,
alfombras bordadas para las doncellas
donde estáis las damas, ricas y halagüeñas,
vistosas y afables de hermosura llena.

 

CAMBIO

Y ahora los buenos mozos
preparen sus escopetas,
y tire aquel que quisiere
para dar del gozo muestra.
CAMBIO

Vamos que ya es hora nadie se detenga
que para este aplauso quiere gentileza,
siéntese la gente que a este sitio llega
canten los galantes, oigan las doncellas
que el mayo se canta, de aquí esta manera.

CAMBIO

Principia el nombre de Dios
y el de la Virgen Sagrada,
que en su trono en ésta iglesia
la tenemos colocada.

Por lo primero que os damos
las gracias Virgen Sagrada,
por habernos enviado
las aguas en abundancia.

Para regar nuestros campos
y fortalecer las plantas,
para que crezcan los trigos
y haya pan en abundancia.

Que no perezcan los pobres
que con miseria se hallan,
y para que el labrador
su sudor vea premiada.

Con abundantes graneros
llenos de trigo y cebada,
centeno, escaña y avena
toda legumbre y patata.

Tendremos de aquí este modo
una cosecha colmada,
librándola del granizo
y en mayo de sus escarchas.

Ya os hemos dado las gracias
y ahora hemos de cantar
vuestro mayo Virgen Santa
lo vamos a principiar.

 

CAMBIO

Principia el nombre de Dios
por tener tan buen acierto,
sea por siempre alabado
el Santísimo Sacramento.

Admirable Sacramento
de la gloria dulce prenda,
sea por siempre alabado
en los cielos y en la tierra.

 

CAMBIO
Virgen del Rosario
divina princesa,
a cantar vuestro mayo
estamos en la puerta

Licencia Madre os pedimos
y a tu padre soberano,
a a tu sacrosanto hijo
también al Espítitu Santo.

Para que con la licencia
de este misterio sagrado,
prosiga yo sin temor
a cantaros vuestro mayo.

Ya tenemos la licencia
del sagrado tribunal,
y a la Virgen del Rosario
principiemos a ensalzar.

CAMBIO

Blanca clavellina de bellas finezas,
se os ofrece el mayo al veros tan bella,
tan bella os miramos que dudo que pueda
pintar tu hermosura con mi torpe lengua.

Con mi torpe lengua dibujar pretendo
las doradas hebras de tu hermoso pelo,

de tu hermoso pelo dos lazos se advierten
que sirven de adorno a tu blanca frente.

A tu blanca frente adornan risueñas,
dos preciosos arcos de tus cejas negras,
de tus cejas negras son arcos brillantes
que están esmaltados de finos diamantes.

Diamantes pulidos son tus ojos claros
que al sol les alumbran en reflejos varios,
en reflejos varios veo tus mejillas
claveles y rosas y azucenas finas.

Fina y esmeralda tu nariz pulida
es cañón de plata en lo blanca y lisa,
lisa y esmaltada tu boca pequeña
y en todas verdades tu lengua parlea.

Y esa tu garganta que se te clarea
de puras fragancias que salen por ella,
tu barbilla es gozo de la omnipotencia,
tu cuello engarzado en finos topacios.

Dividen graciosos tus hermosos brazos
tus hermosos brazos con palmas floridas,
que en ellos se forman diez mil maravillas
diez ramos producen tus dos manos blancas.

Con diez ramilletes que perlas derraman
tus pechos dos fuentes del mar ducar surten,
tu cintura un junco criado en la playa
todos van a verte por ser tan delgada.

Tu vientre perfecto arca soberana
donde el Rey de Reyes tuvo su morada,
tus muslos columnas son de plata fina
y de bello nácar son tus espinillas.

Y de blanca hueso son tus espinillas
tus pies dos relojes que un punto no escrepan,
que a los que os sirven les abren las puertas
para ir al cielo divina Princesa.

Ya estás retratada de pies a cabeza
mujer de tal garbo y tanta belleza,
tu belleza es tanta que nos ilumina
a la primavera amada y florida.

Floreciendo campos fructuosas plantas
la emperatriz Reina que nos rige y manda,
mándanos licencia para echarte el mayo
sois discreta y sabia no quisiera errarlo.

Pués ahora os pido con vuestro permiso
cantarlo el primero por ser preferido,
será vuestro mayo Sagrada María
San José glorioso con vara florida.

Floreció la vara de este patriarca
mereció ser dueño de la rosa blanca,
ya vendrá tu amante de tierras lejanas
te traerá zapatos y hebillas doradas.

Medias encarnadas con ligas de seda
te traerá mantillas con doradas piedras,
para colocarlas en la tu cabeza.

CAMBIO

Ea Señora pues ya,
que de tu puerta nos vamos.

Adiós San Miguel, San Blas,
adiós San Pedro y San Pablo,
adiós al niño Jesús,
adiós divino Sagrario.

Adiós Jesús Nazareno,
adiós Virgen del Rosario,
adiós San Antonio hermoso,
adiós San Pedro y San Pablo.

Adiós Pura Concepción,
adiós San José Bizarro,
adiós San Francisco de Asís,
que te adoran con agrado.

Adiós animas benditas
esas que estáis en el cuadro,
adiós pila del bautismo
donde nos hacen cristianos.

Donde les echan el agua
a los niños sin pecado.

Ser vos el medio eficaz
para que mi pecho insigne,
alcance de vuestro mayo
infinitos beneficios
y en la Gloria los gocemos,
por los siglos de los siglos.

 

CAMBIO

También os pedimos como tan discretas
la Gloria en el cielo, la paz en la tierra,
y de todo fruto una gran cosecha.

Adiós Virgen pura, reina de Belén,
nos abráis las puertas de la Gloria, Amén.

Adiós alhelí,
Adiós azucena,
Adiós rosa blanca,
Adiós rosa bella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *